Saltar al contenido principal
Rebajas de Invierno ¡Hasta -45% en Colchones y Packs! Cupón 50€ de regalo 🎁 en Colchones
Volver

Carrito

No hay productos en el carrito.

Tipos de colchones: de qué está hecho un colchón y su impacto en el sueño

No sabemos de qué están hechos los sueños, pero sí de que están hechos los mejores colchones. Y con la ayuda de la ciencia, te lo contamos.

02/12/2021 | Marmota

Hablando de tipos de colchones somos unos profesionales indiscutibles.

Sin embargo, todavía no nos habíamos lanzado con este tema, vete tú a saber por qué.

Pero ya ha llegado el momento y en este post te vamos a contar cuántos tipos de colchones hay, el mejor material para dormir, cómo es un colchón por dentro y los beneficios que tiene marmotear sobre una buena base.

Beneficios que empiezan por dormir más horas, hecho que hemos probado en un estudio dirigido por un grupo de expertos; ya sabes que nos tomamos muy en serio que duermas más y mejor y no es plan de fabricar colchones sin ton ni son.

Por eso en el Marmota Lab contamos con el mejor equipo de científicos y médicos expertos en descanso de la Unidad del Sueño.

Su trabajo es elaborar estadísticas que, junto con su experiencia en patologías y enfermedades del sueño, nos dan las pautas para hacer productos que garanticen la calidad de tu descanso, que es nuestra misión.

Y con su ayuda hemos hecho esta guía, para que elijas el colchón que mejor se adapte a ti.

Comenzamos.

Cuántos tipos de colchones hay y de qué están hechos

¿De qué material está hecho un colchón?

Pues a ver, un colchón tiene varias capas (de ellas hablaremos después), pero cuando vayas a comprar uno, la descripción se referirá a su núcleo; lo que viene siendo el relleno del colchón, que es el bloque de la parte central y el responsable de su firmeza.

Dicho esto, vamos con los principales materiales de los que puede estar hecho el corazón de un colchón:

Material #1: Muelles

Seguro que lo de los muelles te suena a antiguo. Y no te falta razón porque es el material para colchones que más tiempo se lleva utilizando, pero ha evolucionado mucho y actualmente hay de tres tipos:

  • De muelle continuo que, como su nombre indica, están hechos de un único hilo de acero que se va entrelazando para formar los muelles. 
  • Los colchones de muelles ensacados están basados en cientos de muelles independientes que van embolsados en saquitos de textil. Estas bolsas de tela con su muelle se cosen unas a otras formando el núcleo del colchón.
  • Encontrarás también colchones de muelles biónicos o bonell que, a pesar de su rimbombante nombre, son los más antiguos. Este tipo de colchones está configurado por muelles con forma de reloj de arena que van unidos por otro fino hilo por arriba y por abajo, formando así un todo compacto.

🟢 Principal ventaja: su transpirabilidad y que son más fresquitos.

🔴 Punto débil: salvo los ensacados, no son los mejores para dormir en pareja porque se notan más los movimientos en la cama.

Material #2: Viscoelástica 

Lo primero que hay que saber es que, digan lo que digan algunos, ningún colchón del mercado puede estar hecho de este material solamente. Como pasa con los demás, va mezclado con capas de otros materiales como la espuma o los muelles.

¿Cómo saber si tienes ante ti un buen colchón viscoelástico?

Fíjate sobre todo en la densidad, que es lo que te va a aportar más o menos firmeza y adaptabilidad. En el mercado lo normal es encontrarlos de diferentes densidades:

  • Los de densidad alta tienen de 80 kg/m³ o más
  • Los de densidad media entre 40 y 80 kg/m³
  • Y los de densidad baja alrededor de los 18-40 kg/m³

Esto no te dice demasiado, ¿verdad? Tranqui, que lo traducimos: a mayor densidad, mayor adaptabilidad y durabilidad.

🟢 Principal ventaja: esa capacidad de adaptación a la forma de cada cuerpo hace que sea un tipo de colchón adecuado para personas que se mueven poco y para las que tengan que estar en cama mucho tiempo.

🔴 Punto débil: si tuviéramos que mencionar algo en contra de la viscoelástica sería que no transpira tan bien como otros materiales; si eres de los que siempre tiene calor, no es el más indicado para ti.

Material #3: Látex 

En cuanto a colchones de materiales naturales el de látex está considerado el mejor (por no decir el único), porque se trata de un componente que se obtiene del árbol del caucho. Lo que mucha gente no sabe es que también se produce de manera sintética.

Se considera que un colchón es de látex natural cuando un 85% es de esta materia COMO MÍNIMO. Por debajo de esta cantidad, ya es otra cosa que no llamaríamos colchón de látex.

🟢 Principal ventaja: aparte de su comodidad, el látex tiene una flexibilidad sin igual y por eso es perfecto para camas articuladas y para dormir con tu media naranja.

🔴 Punto débil: la transpirabilidad. Si te decantas por un colchón de este material tendrás que ventilarlo en la medida de lo posible y utilizar somier de láminas.

Material #4: Espuma de poliuretano 

Aunque puedes encontrar en el mercado colchones de espuma 100%, lo más normal es que vaya acompañada de alguna capa de látex o viscoelástica en las partes exteriores.

Es más, lo habitual es que entre las capas de un colchón viscoelástico haya alguna de poliuretano.

Como en la viña del señor, entre las espumas hay de todo. Por ejemplo, verás con frecuencia descripciones en las que se habla de espuma de alta resiliencia o HR (High Resilience); en el caso de Marmota hemos desarrollado una espuma exclusiva, la Airsoft – Tech, que es única en ergonomía y que aplicamos a todos nuestros modelos.

🟢 Principal ventaja: los colchones de espuma suelen ser más baratos.

🔴 Punto débil: no transpiran demasiado (cosa que empeora en los de baja calidad), duran menos, dan calor y no facilitan los movimientos en la cama.

Ahora que ya sabemos qué tipos de colchones hay según su material principal, veamos con qué otros se complementan.

La estructura de los colchones 

Como ya hemos avanzado, un colchón está hecho de diferentes materiales y, dependiendo de su calidad y su precio, tendrá más o menos capas.

Como a veces vale más una imagen que 1.000 palabras para explicar las cosas, te mostramos la sección de nuestros colchones más top para que se entienda bien.

Estructura en capas de un colchón viscoelástico

Esta es la estructura del Marmota Hybrid Gold:

  1. 3 cm de viscoelástica Marmota
  2. Micro Muelles Gold
  3. 4 cm de espuma supersuave Airsoft – Tech
  4. Muelles ensacados
  5. Funda 100% transpirable

¿Tienen todos los colchones esta composición? Rotundamente no: este es un ejemplo para que tengas una referencia de cómo son por dentro y de qué están hechos los mejores colchones.

Lógicamente, el número de capas y la calidad de sus materiales tendrá relación directa con el precio y también con el grosor del colchón.

Por lo general, cuantas más capas tenga, mayor será su precio y también su altura.

Y aquí abrimos otro melón: ¿qué altura debe tener un buen colchón para dormir?

Si eres un adulto, no debes comprar un colchón de menos de 20 centímetros. Créenos. Es más, de 25 para arriba es lo idóneo a menos que sea de látex, en cuyo caso con 20-22 centímetros sería suficiente.

Tipos de colchones y materiales: qué dice la ciencia 

Todo esto está muy bien a la hora de elegir un buen colchón para dormir, pero ya sabes que nos gusta apoyarnos en evidencias científicas. 

Por eso hemos pedido a nuestras doctoras que nos hablen de algunas investigaciones destinadas a conocer qué tipo de materiales y condiciones hacen de un colchón una buena superficie para dormir, y nos cuentan algunos hallazgos muy interesantes:

La temperatura sí importa: esta es la conclusión a la que se ha llegado en un estudio en el que ha salido a la luz que las superficies de lana y espumas poliméricas parecen ser las mejores para los colchones. Además, se ha visto que la espalda, glúteos y muslos son las partes más cálidas del cuerpo y… ¿Adivinas cuál es la parte más fría? Efectivamente: los pies.

Como es lógico, de esta investigación se extrajo también que parece ser que las personas necesitan una superficie adaptada de forma distinta según la estación del año, prefiriendo superficies más cálidas en invierno y más frescas en verano y primavera. Normal.

Te preguntarás para qué sirve comprobar todo esto que tú ya intuías. 

Pues está muy claro: para prestar más atención al aislamiento térmico de ciertas partes del cuerpo, como los pies, y garantizar un marmoteo de calidad.

Al igual que la temperatura, la dureza y la firmeza de la superficie sobre la que se duerme también tienen un impacto desigual en el cuerpo. Sobre esto nuestras doctoras nos comparten que: 

“Cuando se han comparado colchones en función de la dureza o firmeza de la superficie en diferentes regiones del cuerpo, se ha encontrado que aquellos que ofrecen una más blanda y suave en la zona de los hombros producen una calidad general de sueño mejor en las personas”.

Toda esta información es de gran ayuda para saber cómo fabricar colchones que ofrezcan un descanso recuperador, que el sueño está íntimamente ligado a la salud y no debe ser ignorado.

Mira si es importante el asunto que incluso se ha descubierto que dormir durante 4 semanas en un buen colchón mejora la calidad del sueño, el dolor percibido, la recuperación y la ejecución física en atletas de élite durante la competición.

La buena noticia es que dormir en un colchón de calidad como los Marmota no solo es bueno para los deportistas. 

Como decíamos al inicio, el Marmota Lab ha hecho un estudio en el que se ha demostrado que un Marmota mejora la calidad y cantidad de tu descanso, tu estado de ánimo y hace que te levantes con más energía.

Otros tipos de colchones 

Antes de seguir recapitulemos qué opciones tienes a la hora de comprar un colchón en cuanto a materiales:

  • Muelles
  • Espuma viscoelástica
  • Látex
  • Espuma de poliuretano
  • Y añadimos otro más: los mixtos, como la línea Hybrid de Marmota. Estos colchones combinan viscoelástica, muelles ensacados, espuma Airsoft-Tech e incluso una capa de fibra de coco en el caso del Hybrid Premium.

A estas alturas puedes pensar que no se le puede pedir más a un colchón. Y en cuanto a cómo está fabricado, así es. 

Sin embargo, nuestras doctoras nos ponen al día de dos avances que son de gran utilidad terapéutica:

Colchones Smart 

Como lo oyes: hay en el mercado colchones que incluyen el llamado “Internet de las cosas” o IoT (Internet of Things). Es decir, que conecta cualquier objeto a Internet, en este caso el colchón.

El invento funciona así: el colchón lleva incorporada una serie de sensores capaces de detectar información sobre la calidad de sueño y adaptar sus funciones sobre la marcha.

Por ejemplo, pueden cambiar la dureza de la superficie, mover el colchón o producir despertares programados y, además, coordinarse con aplicaciones móviles. Estas funcionalidades son especialmente útiles en caso de estar en tratamiento o para regular las fases del sueño y garantizar la salud de tu reloj biológico.

Colchones con movimiento 

Nos explican las doctoras que se han diseñado colchones que producen un ligero movimiento bajo el mismo para promover una mejor calidad del sueño.

Está demostrado que al moverse (de manera lenta y oscilante) este tipo de colchón produce estiramientos y suaves masajes en el usuario que favorecen un descanso regenerador. De hecho, hay un estudio en el que se ha probado que la eficiencia del sueño y el número de despertares mejoraban con este tipo de colchones.

¿En qué se concreta esto?

Según las conclusiones de la investigación los parámetros que mejores resultados obtuvieron fueron la capacidad para conciliar el sueño, dormir profundamente y despertarse refrescado. 

¿Y qué tipo de colchón te conviene más? 

Como has visto, tipos de colchones hay muchos. Para elegir bien el tuyo solo te falta tener en cuenta estos tres detalles:

  • Que esté fabricado con materiales de calidad y que sean sostenibles
  • Que su superficie alivie la presión y se adapte a tu cuerpo
  • Que sus componentes sean transpirables 

Y si sigues sin decidirte, pide cita con uno de nuestros especialistas del descanso, que están encantados de resolver las dudas de los clientes marmoteros a la hora de elegir colchón.

🗒 Referencias científicas sobre tipos de colchones

Este artículo lo hemos redactado con la ayuda de nuestras doctoras especialistas en el sueño y acudiendo a un montón de estudios científicos que hablan sobre los diferentes modelos de colchones. Si quieres ampliar la información aquí los tienes:

  • Yue Y., Zhong J., Wang L. (2021) Smart Sleep Mattress Based on Internet of Things Technology. In: MacIntyre J., Zhao J., Ma X. (eds) The 2020 International Conference on Machine Learning and Big Data Analytics for IoT Security and Privacy. SPIOT 2020. Advances in Intelligent Systems and Computing, vol 1283. Springer, Cham. 
  • Li, X., Zhou, B., Shen, L., & Wu, Z. (2021). Exploring the effect of mattress cushion materials on human–mattress interface temperatures, pre-sleep thermal state and sleep quality. Indoor and Built Environment, 30(5), 650-664.
  • Antonino Vitale, J., Devetag, F., Colnago, S., & La Torre, A. (2019). Effect of mattress on actigraphy-based sleep quality and perceived recovery in top-level athletes: a randomized, double-blind, controlled trial. Biological Rhythm Research, 50(5), 689-702.
  • Muto, T., Yoshizawa, M.I., Kim, C. et al. Sleep-improving effects of a novel motion mattress. Sleep Biol. Rhythms 19, 247–253 (2021). 
  • Kayaba, M., Ogata, H., Park, I., Ishihara, A., Kawana, F., Kokubo, T., ... & Satoh, M. (2019). Improvement of slow wave sleep continuity by mattress with better body pressure dispersal. Sleep Medicine Research, 10(2), 75-82.






RECIBE OFERTAS EXCLUSIVAS

Seguro que eres de los nuestros, de los que siempre retrasa la alarma pidiendo esos 5 minutos más. Estamos deseando contarte todas nuestras ofertas y novedades así que déjanos tu email y te mantendremos siempre soñando, marmoteando....ZZZ

Cookies